8 trucos de logística para ser competitivo

Descubra cómo reducir costes, mejorar la calidad y aumentar su productividad a través de una gestión correcta de las cadenas de suministro.

La logística reúne todos los métodos necesarios para la correcta operación de una empresa. Para que una empresa sea competitiva debe tener una buena gestión de su cadena de suministro, considerando aspectos como la transportación, los envíos y los inventarios. En ocasiones, es necesario que la empresa adopte cambios estructurales para mejorar su logística; en otras, se trata de pequeñas modificaciones que permiten implementar procesos eficientes.

Finalmente, la correcta administración de esta área tiene efectos directos en la calidad del servicio y en los costos del producto; y es aquí donde puede encontrar ventajas competitivas y valor añadido para sus clientes.

A continuación le compartimos las áreas que debes considerar para mejorar su logística y ser más competitivo:

1. Aplicación de tecnología en cadena de suministro

Se trata de herramientas que facilitan la visibilidad en la cadena de suministro, aportando información acerca de los procesos y mejorando el intercambio de datos entre todos los miembros de la cadena.

Algunos de los sistemas básicos son:
- ERP: sistemas integrados de gestión
- RFID: sistemas de identificación por radiofrecuencia
- S&OP y CPFR: son tecnologías B2B y ayudan al procesamiento de órdenes en la entrega de productos
- TMS: gestión de transporte. Se usa en relaciones colaborativas con transportistas, proveedores y clientes
- CGA: Sistema de Gestión de Almacenes



2. Gestión de inventarios

El principal objetivo de esta práctica es asegurar la disposición de materiales y productos para satisfacer la demanda. Aquí la clave es definir procesos para gestionar de manera eficiente los productos.

Recomendaciones:
- Usar prácticas de codificación para identificar materiales y productos. Facilita la estandarización y es esencial para los procesos de calidad.
- Usar prácticas de clasificación (por ejemplo, el ABC para clasificar materiales según su importancia).
- Gestionar los stocks de manera sincronizada para la optimización de inventarios.
- Implementar la política de justo-a-tiempo para mantener los inventarios en buenos niveles y reducir costes de almacenamiento.
- Aprovechar la estrategia de postergación, que permite retrasar la personalización del producto al máximo, para responder mejor a la demanda.
- Adquirir software de sistemas de planificación avanzadas (APS), para solucionar problemas en la cadena de suministro.
- Controlar los inventarios con un proveedor especializado, esto permite asegurarse de que la tarea de control sea efectiva y no demande tiempo de nuestro personal ni inversiones en capacitación sobre el tema.



3. Gestión de almacenes

En algunas empresas, el almacén puede significar hasta un 60 por ciento de los costes. Aprender a gestionarlo es clave para la competitividad.
¿Cómo puede hacerlo? Aquí unas ideas:
1. Usar sistemas de recolección automática que aumentan la eficiencia de recursos relativos a la gestión de almacenes.
2. Planificar estratégicamente la red de suministro. Buscar la forma más económica de enviar y recibir el producto, manteniendo la calidad y el servicio al cliente.
3. Usar almacenes compartidos. Es recomendable para las Pymes que tienen geografía cambiante, ya que les permite ser flexibles.
4. Tener almacenes reguladores. Permiten una distribución más dinámica y aseguran una respuesta rápida.



4. Gestión de transportes

Este área suele representar altos costos en las organizaciones, por lo que mejorar su gestión es esencial para la competitividad. Esto incluye implementar estrategias en diseño de redes y algunas de las mejores prácticas son:
- Trazabilidad de la cadena del frío. Este punto es clave en la cadena alimentaria pues se encarga del control de la temperatura en todo el proceso de distribución.
- Trazabilidad y seguridad en toda la cadena de suministro. Esto te ayudará a conocer el historial, ubicación y trayectoria de un producto para control de stocks y de producción y coordinación con distribuidores.
- Uso de Crossdocking. Tiene ventajas como entregas diarias a tiendas, control de la cadena, exactitud en entregas y ahorro en transportes.
- Utilización de transporte multimodal. Es eficiente para el transporte de materiales y productos. También facilita el transporte internacional.
- Implementación de Grupaje. Es utilizado en transporte ferroviario y carreteras, mediante una carga para varias empresas. Sirve para reducir tarifas y limitar el riesgo del cliente.
- Outsourcing. La externalización de este proceso permite reducir costos y mejorar la eficiencia.
- Logística inversa. Son todos los procesos y actividades para gestionar el retorno y el reciclaje.



5. Outsourcing de servicios logísticos

La externalización de estos procesos es una buena práctica para mejorar la competitividad. Esto incluye a transportistas, proveedores de servicios de logística y proveedores de servicios integrados. Los especializados usan tecnología avanzada, con la intención de brindar el mejor servicio, tal como herramientas de comunicación electrónicas. Para que funcione este esquema es necesario que implementes prácticas colaborativas con estos proveedores. Disminuirán los costes y aumentará tu eficiencia.



6. Gestión de aprovisionamiento

En este punto, se requiere una buena planificación para mejorar la coordinación entre proveedor y cliente. Toma nota de algunas de las mejores prácticas:
- Incluir la gestión de compras en la planificación de la empresa, para alinearlas con los objetivos del negocio.
- El área de abastecimiento debe conocer la estrategia de negocio. Esto para elegir la gestión más adecuada para la empresa. La función de abastecimiento, en cuanto a costos, calidad y niveles de servicio de los proveedores, debe elegirse en función a la estrategia del negocio.
- Se debe medir el desempeño, según la contribución al negocio. Es decir, contar con métricas claras para identificar la relación entre una buena gestión de compras y los resultados.



7. Usar métricas

Como en cualquier área del negocio, la logística requiere de medición y retroalimentación, utilizando indicadores como Rotación de Inventarios, Coste de Mercancías Vendidas y Retorno sobre Activos.

Estos son algunos consejos que puede seguir:
- Usar el modelo SCOR para tener mediciones objetivas de la cadena de suministro.
- Considerar los costos logísticos como parte de las ventas (generalmente están entre el 8 y 10%).
- Definir la cantidad de entregas a tiempo. Se mide como la proporción del producto que el cliente recibió a tiempo con respecto a todo el producto que le fue enviado por el proveedor.
- Medir los días de inventario. Es decir, la eficiencia del inventario y los días de rotación.



8. La relación con proveedores de la cadena de suministro

Se requiere integrar los procesos del negocio para responder de manera correcta al cliente. Para ello, se necesita lograr colaboración entre todos los miembros de la cadena de suministro, por medio de la confianza mutua y el intercambio de información. Algunos tips:
- Asignar personal para gestionar la relación con proveedores.
- Entregar retroalimentación oportuna a los proveedores en cuanto a su desempeño.
- Medir la percepción del cliente sobre el proveedor.
- Establecer contratos a largo plazo que beneficien a ambas partes.
- Facilitar la cooperación mutua.
- Tener reuniones periódicas para entender sus expectativas e inquietudes.
- Compartir los planes de negocio a largo plazo.



¡Cuente con nosotros!





Volver
Volver

Cuente con nosotros






(+54 11) 4829 9500
Línea Gratuita: 0800 555 9500
info@companiadeinventarios.com
Av. Santa Fe 3312 - Capital Federal